Venancio Sánchez Marín (1921-1995) y la crítica de arte.

Catálogos de exposiciones

Juan Barjola en la Galería Arte.

Gran Vía, 16. Bilbao

Del 11 al 20 de octubre de 1962.

Se produce la pintura de Barjola en esa difícil frontera en que la abstracción y figuración establecen un modo de entendimiento o pactan un sistema de coexistencia. Se produce, en fin, en esa zona en lo que se entiende por “abstracción” y lo que se denomina “figuración” no acusan ninguna radical disyuntiva, sino que se integran en una búsqueda conjunta de la misma realidad potenciada por el arte. En términos generales, esta zona es la actualmente ocupada por la nueva figuración. Esto explica por sí solo que en la pintura de Barjola existan valores casi absolutos y que, al mismo tiempo, se acentúe en ella la expresividad de las formas identificables o representativas.
 
El planteamiento de su arte es de una evidente integridad creadora. Hay en sus obras un valeroso, un atrevido enfrentamiento con los problemas importantes de la pintura, sin exclusivismos ni concesiones. Realiza una analítica ordenadora del espacio mediante manchas contrastadas que manifiestan tanta autonomía como interdependencia y que, a la vez, estimulan el expresionismo de las formas. No elude, pues, ni los problemas de la expresión ni los de la dimensión.
 
Pero seguramente donde su honestidad –su integridad- de gran pintor, de pintor total, se descubre más abiertamente, es en su irreductible humanidad, en ese calor último de los seres y las cosas que permanece latente en sus cuadros. En ellos alienta el hombre sencillo, cordial, que es, fundamentalmente Juan Barjola. Porque Barjola ha visto mucho campo castellano y extremeño y ha vivido y convivido en las ciudades para que no le falten experiencias humanas, para que su pintura quede firmemente entrañada en la realidad española. Esta realidad se sustenta tanto en la sabiduría de las gamas con sabor a verdad comunicable y tocada, a pueblo, en suma, como en sus motivos, que no son mero pretexto para un juego libre de valores plásticos, sino que tienen entidad igualmente verdadera.
 
¿Qué decir más de esta pintura que parece admirable ante los ojos y que tantas resonancias interiores produce? Sólo que su moderación, que esa elegante contaminación crobática (sic) suya, esa aplicación de la pasta tan espontánea y sensible, son más que una renuncia a los efectismos fáciles y a la tentación de los nuevos materiales, una necesidad de no perturbar extrañamente el ámbito de su realidad creacional. De hacerlo permanecer en su pura y personal expresividad. Y de que a nosotros ningún alarde inútil nos impida el gozo, inmediato y directo, de su contemplación.

 

Venancio Sánchez Marín                             

arte contemporáneo

arte contemporáneo

Inicio         En boga         Noticias         Galerías         digital & nets         Galleries

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

arterritory.net

arterritory.net

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Página optimizada para GOOGLE CHROME y MOZILLA FIREFOX

2017 © arterritory.net