16-12-2013. 

Debate sobre arte y tecnología entre the zoombie y Alvaro Sánchez. 

A.S.- Arte y tecnología… ¿dónde están los límites entre ambos?

 

tz - ¿Dónde están hoy? Eso no es interesante. Bueno, a mí no me interesa. A mí lo que me interesa es dónde estarán mañana.

 

A.S.- Y en eso la ciencia tiene mucho que decir.

tz - Efectivamente. Y el arte. Se trata de analizar la dicotomía entre la persona como espectadora de arte y como usuaria de tecnología.   La cuestión es si la persona varía de una  situación a otra; de una en la que es esencialmente espectadora de un evento artístico,         evento en el que incluso puede participar porque así lo exija o permita el artista que lo ha diseñado, a otra en la que está utilizando una herramienta tecnológica, de la que por supuesto no comprende su funcionamiento, pero que le resuelve problemas y le permite acceder a mundos o situaciones que sin la herramienta le serían inaccesibles.

 

Yo creo que la actitud de la persona no varía esencialmente en uno y otro caso, porque en ambos participa de una magia. En el primer caso, de la magia que exhala el talento artístico. En el segundo de la magia operativa de la tecnología. Pero la actitud de la persona en uno y otro caso es muy similar. Lo acepta aunque no lo comprenda del todo.
 
A.S.- Bien, pero eso no responde a la pregunta de dónde se sitúan los límites entre una y otra cosa. Salvo que entendamos que no hay, o no habrá, tales límites y que el arte y la tecnología son la misma cosa en dos estados de excitación diferentes. Por eso decía antes que la ciencia tiene mucho que aportar en esta cuestión. Y en concreto, las mecánicas relativista y cuántica y las teorías de cuerdas.

 

El aspecto fundamental de la mecánica relativista es que un suceso físico ocurre tanto en el tiempo como en el espacio dependiendo del estado de movimiento del observador. De manera que un mismo suceso no es percibido como idéntico, pero ni siquiera temporalmente, por una persona que se desplaza a velocidades relativistas y por otra que no lo hace. Así, la exposición que vamos a ver esta tarde coincidirá en nuestras percepciones en la medida que nuestro estado de movimiento coincide. Pero si uno de los dos se estuviera moviendo a gran velocidad y el otro no, no veríamos la misma exposición.
 
Ahora bien, no estoy hablando en realidad de velocidades físicas, aunque las haya mencionado como punto de partida. Estoy hablando de velocidades culturales, incluso mentales, y si esta tarde vamos a ver la misma exposición, o al menos una muy semejante, es porque muestras velocidades mentales se encuentran en el mismo intervalo.
 
tz - Sí, en eso estamos de acuerdo, aunque yo cargo más la cuestión en la persona que en el observador. Puede parecer lo mismo, pero no lo es. Porque el observador tiene un componente muy acusado, como tú has conseguido traslucir, de objetividad. Mientras que la persona es, esencialmente, subjetiva, y esa subjetividad prima en la relación que tiene con el objeto artístico en la misma media que prima sobre la relación que tiene con el objeto tecnológico.

 

Es decir, que la persona va a percibir los sucesos artísticos de manera muy similar a como percibe los sucesos tecnológicos, y esta es una situación que va a resultar cada vez más acusada, en la medida que el progreso tecnológico difumine las barreras entre el ser y el estar. Cada vez seremos más lo que estamos haciendo. Si lo que estamos haciendo es contemplar arte, lo estaremos haciendo como personas tecnológicas. Y el arte será entonces también tecnológico o no será arte, sino historia del arte. Y quien se ocupará del arte no-tecnológico serán los historiadores que, sinceramente, y dicho sea con el máximo respeto, no me interesan. Pero a cada profesión lo suyo.
 
Como bien sabes, me interesa profundamente la ciencia-ficción, y me consta que a ti no te es ajena. Me impresionó bastante la primera vez que leí a Arthur C. Clarke formular su tercera ley sobre el progreso, el avance científico y tecnológico, que, más o menos, dice así: “Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia.” En su momento me pareció bastante acertado. Hoy sé que es una proposición mal formulada. Porque algo nos puede parecer indistinguible de la magia, pero sabemos que no lo es en absoluto.

 

Nuestra cultura es ya una cultura tecnológica que, ante cualquier prodigio, por maravilloso e increíble que sea, va a dar por supuesto que se sostiene sobre alguna base tecnológica. Lo que nuestra cultura ya no acepta es la magia a escala física, y eso es algo de lo que podemos arrepentirnos.
 
A.S. - Con lo cual volvemos a los límites entre arte y tecnología, esta vez, además, mediatizados por la magia, o por su ausencia, que también es relevante. Porque si con alguna palabra, fuera del ámbito de la física y la matemática, podemos referirnos a la mecánica cuántica, es precisamente magia: no podemos conocer a la vez la velocidad y la masa de un electrón. Pero, en cambio, una partícula puede estar y no estar a la vez. En mecánica cuántica, el conocimiento aparentemente sólido se disuelve en imprecisiones y lo imposible es perfectamente formulable. Bueno, ¿de qué me sonará a mí esta expresión…? Posiblemente la haya utilizado, al menos en términos semejantes, para describir algún cuadro o la obra de un artista.

 

Tú dirías que, naturalmente, el artista muestra su magia; yo, que expresa mediante un código de señales artístico la analítica más avanzada de la realidad física. En cualquier caso, en eso radica su talento.      
 
Por cierto, hablando de ciencia-ficción, ¿tu recuerdas alguna obra de ciencia-ficción en la en la que el tema central, o al menos un aspecto esencial del mismo, sea el arte? Porque yo, ahora mismo, no recuerdo ninguna, salvando, naturalmente, algunas cosas del cyberpunk, pero en las que siempre es algo colateral…
 
tz – Pues, ahora que lo dices, tampoco yo recuerdo ninguna, pero debemos estar equivocados. Quizá algo de Stanislaw Lem… Podemos mirarlo y emplazarnos para otro debate en el que mezclemos la ciencia ficción y el arte.

 

A.S. - Pues si algún lector nos puede indicar alguna obra de ciencia-ficción que gire en torno al arte, o en la que éste desempeñe un papel importante, por favor, que nos mande un e-mail con el título. Le quedaremos muy agradecidos.

arte contemporáneo

arte contemporáneo

Inicio         En boga         Noticias         Galerías         digital & nets         Galleries

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

arterritory.net

arterritory.net

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Página optimizada para GOOGLE CHROME y MOZILLA FIREFOX

2017 © arterritory.net