Tercera entrega de la serie ‘El teorema de Maslow’

 

‘El teorema de Maslow nº 3 #Die sache selbs’ (‘La cosa real’)

 

 

La Sala de Armas de la Ciudadela de Pamplona acoge hasta el 13 de marzo la tercera exposición del estudio que sobre la “Pirámide de Maslow” viene realizando un nutrido grupo de artistas y comisarios especialmente preocupados por el engarce entre teoría y práctica del arte por vía de la reconstrucción de lo real; vía que lleva inevitablemente a la confrontación del arte con una realidad de la que, paradójicamente, forma parte.

 

Tras las anteriores exposiciones, ‘Nº 1 #La realidad propositiva’ y ‘Nº 2 #La necesidad satisfecha no genera comportamiento alguno’, ‘El teorema de Maslow Nº 3 #Die sache selbs’ (‘La cosa real’) reúne en esta ocasión las obras de los artistas Fermín Díez de Ulzurrun, Hélène Duboc y MawatreS. Proponen, a partir de los estadios de la pirámide de Maslow, parámetros para la (re)construcción de lo real. Para ello se sirven de elementos de nuestro imaginario y nos invitan a revisar el paisaje visual de nuestra iconosfera, configurando nuevas miradas que hacen referencia a estructuras establecidas en nuestra sociedad que son ofrecidas por los artistas desde una nueva perspectiva.

 

El proyecto tiene previsto continuar en el futuro con otras tres exposiciones: ‘Nº 4 #Aquello que todavía puede y merece ser salvado’, ‘Nº 5 #El arte no puede cumplir su promesa’ y ‘Nº 6 #La conquista individual’.

 

 

El teorema de Maslow

 

Un teorema es, por definición de la Real academia de la lengua Española, una proposición demostrable lógicamente partiendo de axiomas, postulados o de otras proposiciones ya demostradas. Es decir que un teorema es una proposición que hasta el momento no es demostrable de otra manera que a través de la demostración de algunas de las partes que convierten a este en algo hipotéticamente  posible.

 

Este ciclo de exposiciones a las que acompaña el fanzine –EL TEOREMA DE MASLOW- pretende ser un lugar común en el que a través de los proyectos de varios artistas que presentan verdades a veces parecidas y a veces diferentes conformen una verdad de orden superior.

A estos artistas cuya vinculación surge de la colaboración con MASLOW INDUSTRIES, les une también su convicción del poder que el arte tiene en la transformación de nuestro entorno próximo, razón por la que se unen al proyecto de manual de resistencia MASLOW EXERCISES. Por eso proponen enunciar un teorema a partir de tres investigaciones plásticas; utilizando medios, metodologías y recursos materiales diversos, como reto que los artistas se plantean para este proyecto.

 

                                                                                 Maslow Industries, Comisarios

 

 

 

Las primeras entregas del proyecto

 

'Nº1 # La realidad propositiva'

 

La relación del arte con la realidad y su capacidad de influencia sobre ella ha sido motivo de innumerables discrepancias. ¿Es el arte es capaz de proponer nuevas realidades o debe conformarse con lidiar con las limitaciones humanas antes la desbordante realidad?

 

Digamos que haciendo un juego de palabras, las propuestas de estos artistas que recogemos en “El Teorema de Maslow” calibran, cada uno a su manera, esa realidad propositiva del propio arte, su cualidad para proponer, criticar o simplemente describir una realidad social plagada de conflictos.

 

Se han cometido muchos errores desde el mundo del arte en estas cuestiones, pero quizá podamos señalar dos aciertos que también incluye este proyecto. Por una parte su carácter coral y caleidoscópico. Por otro su carácter crítico, que huye de certezas, de proposiciones unívocas y grandilocuentes.

 

Lo colectivo frente al artista-genio-mesías; la idea de constelación a fin de cuentas.

 

                                                                                            Peio Izcue Basail

 

 

'Nº2 # La necesidad satisfecha no genera comportamiento alguno'

 

Decía el psicólogo Abraham Maslow la necesidad satisfecha no genera comportamiento alguno, que sólo las necesidades no satisfechas influyen en el comportamiento de las personas para cambiar su realidad.

 

Muchas veces esta máxima es cierta y ocurre que hasta que las necesidades básicas no son amenazadas, la población no responde a los abusos del poder. Pero otras muchas veces la realidad se afana en contradecir este principio. Así ocurre por ejemplo en las factorías de Malasia donde se fabrican nuestros teléfonos móviles y donde los trabajadores sufren desmayos y ataques de histeria masivos. Algunos antropólogos achacan esto a una suerte de magia primitiva en la que se refugian los empleados de manera inconsciente para tratar de escapar de la alienación impuesta, conectando en cierta manera, el primer y el último de los estadios de la pirámide de Maslow. Algunos sindicalistas por el contrario los interpretan, lejos de lo mágico, como ataques de pánico ante la situación de semiesclavitud a la que están sometidos los trabajadores. Sea como fuere, las necesidades fisiológicas satisfechas de esos trabajadores generan comportamientos que su vez alteran las propias condiciones fisiológicas básicas, recordándonos que esa escala ordenada de Maslow, con su afán ilustrado de ordenar todo en categorías lógicas y sucesivas es muchas veces una ilusión tan mágica como las de los pueblos primitivos.

 

En todo caso, lo que sí parece claro es que la alienación es condición necesaria para la enfermedad mental, pero que ella no basta, que además es necesario otro ingrediente que es la falta de conciencia de la propia alienación . Es aquí donde tal vez el arte deba ejercer su papel, y donde trata de ahondar el trabajo de Maslow Industries. En proponer una relectura de los dogmas establecidos por el poder, y de formular interpretaciones alternativas a ella. En esta exposición los artistas reinterpretan el mandato occidental de la condena de la pereza, la felicidad del mundo del espectáculo, las diferentes caras de la violencia, banalidad del mal y la propia lectura del conflicto vasco.

 

Ante la continua propaganda del capitalismo Maslow Industries propone estas microacciones de crítica y reinterpretación de algunos de los relatos que conforman nuestra cultura. De forma modesta y a pequeña escala, ya que de todos es sabido el peligro que conllevan los grandes relatos.

 

                                                                                           Peio Izcue Basail

 

 

La exposición en La Sala de Armas

 

‘Nº3 # Die sache selbs’ / ‘La cosa real’ / ‘Benetako gauza’

 

 

Cuestiones para (re)construir una realidad

 

Para adentrarnos en parámetros de la realidad debemos partir cuestionándonos qué es real y qué es ficticio, desde dónde se articulan ambos conceptos, cómo se configuran y cómo forman hoy parte de nuestro imaginario colectivo.

 

La RAE define el término “realidad” como “existencia real y efectiva de algo”, como “verdad, lo que ocurre verdaderamente” y como algo que está “en contraposición con lo fantástico e ilusorio”. Estas definiciones pueden llegar a diluirse y a transfigurarse en aspectos que adquieren cierta ambigüedad donde no podemos afirmar con certeza si nos situamos ante hechos reales o ficticios.

 

Vivimos en un sistema de las apariencias donde se crea una frontera difusa entre aspectos que en ocasiones se construyen en función de intereses y modelos hegemónicos que son empleados para perpetuar el statu quo de las clases privilegiadas y el poder. No vamos a hacer una oda al proletario ni a la diferencia de clases porque no es nuestro cometido, pero sí partimos de la conciencia de que formamos parte de un mundo articulado y teledirigido, que es capaz de distorsionar los conceptos perceptibles entre lo que es real y lo que no lo es, entre lo que se torna utopía y, sin embargo, tal vez puede llegar a ser un futuro.

 

En este sentido no estamos configurando un posicionamiento ideológico sino un punto de partida donde, además, el arte y la cultura toman partido de una forma activa generando imaginarios de resistencia en busca de proponer soluciones y caminos para entender nuestro contexto, para saber desde dónde nos movemos y hacia dónde vamos. El sistema capitalista tiene la capacidad de convertir cualquier cosa en mercancía y objeto de deseo, nos invita a formar parte de él, a sentirnos atraídos por él, inoculando su ideología una vez nos cautiva para conseguir un público acrítico, al que manipular con facilidad.

 

Nos adentramos en tiempos de exceso, de saturación, de consumo, de contaminación, de hipocresía, de injusticias, de desigualdad, de pérdida, de crueldad… Toda una serie de contradicciones nos invitan a confundirnos de una forma continuada, ofreciéndonos una realidad fragmentada que puede llegar a seducirnos pero que también puede provocar en nosotros un estado de shock al ofrecernos verdades que se tornan en horror y que nos hacen desear formar parte de un escenario simulado.

 

Los medios de comunicación, de una forma dirigida, nos muestran sucesos ligados a una realidad que puede llegar a resultarnos cruel pero que, en ocasiones, roza la espectacularidad. Una crueldad que consumimos en nuestros dispositivos móviles y en nuestros hogares de una forma normalizada. Lo real se torna grotesco, produciendo en ocasiones un efecto de negación para intentar escapar de sucesos que no nos resultan agradables y sin embargo, aunque intentemos huir, continúan ahí.

 

Son muchas las obras que intentan dar visibilidad a problemáticas que permanecen invisibles, episodios de nuestro contexto que requieren ser mostrados o revisados para invitarnos a pensar sobre ellos. Debemos establecer una distinción en cuanto a aspectos de visibilidad entre lo que el ámbito antropológico transforma en invisible o en desapercibido y lo que el poder enmascara y camufla haciéndolo no legible en todo su espectro de significados. Debemos ser conscientes de que en ocasiones no es tanto la invisibilidad del objeto como la ceguera del sujeto. Del mismo modo, las estructuras de poder nos ofrecen determinados sucesos de una forma fragmentada o disfrazada para construir sus propias versiones, y somos nosotros los que debemos decidir si asumimos lo que nos ofrecen o queremos ir más allá en busca de alternativas que verifiquen dichos argumentos.

 

Estos trabajos que persiguen propiciar una visión intensa de la realidad, nos invitan a repensar nuestro contexto y a generar nuevas miradas sobre el presente pero también sobre el pasado. En este sentido el artista trabaja como un investigador que mira a otro tiempo y rescata imaginarios e historias pasadas para retomarlas desde el presente arrojando luz sobre sucesos que necesitan un revisión urgente. Miguel Ángel Hernández afirma que: “el pasado se materializa, se hace visible, a través de una proyección del presente sobre él” .

 

Este arte que intenta establecer y (re)construir parámetros de la realidad se muestra en unas obras “realistas” que, según Nicolas Bourreaud, “levantan velos ideológicos que los aparatos de poder instalan sobre el mecanismo de expulsión y sus vertederos” .

 

No podemos obviar la existencia de un arte acrítico que intenta alejarnos de la realidad para invitarnos a sumergirnos en una experiencia estética y placentera que, a su vez, nos induce a no pensar. Este arte, eminentemente contemplativo, propicia esquemas desde donde induce al espectador a escapar de la realidad y construir espacios de fuga. Mario Perniola nos habla de estos dos posicionamientos artísticos -un arte que nos aleja y otro que nos acerca a la realidad- como tendencias ligadas a la obra de arte , intentando establecer categorías en este sentido.

 

Este arte que busca mostrarnos lo real no necesariamente debe huir del componente estético; es un arte que se gesta desde el compromiso y la responsabilidad del artista que es consciente de la necesidad de generar y propiciar a través de su trabajo públicos críticos. Aquí, el espectador activo y participativo toma un protagonismo; un espectador emancipado -si tomamos el término empleado por Racière-, es el que, en palabras del autor: “observa, selecciona, compara, (e) interpreta” . La interacción con el espacio y con la obra se torna fundamental para estos trabajos, que propician que el espectador genere un discurso propio y crítico. El diálogo con la audiencia promueve nuevas miradas de la realidad e intenta a su vez desvelar y descodificar elementos de nuestro entorno que, en ocasiones, se muestran camuflados o casi imperceptibles.

 

Fermín Díez de Ulzurrum, MawatreS y Hélène Duboc proponen, a partir de los estadios de la pirámide de Maslow, parámetros para la (re)construcción de lo real. Para ello, se sirven de elementos de nuestro imaginario y nos invitan a revisar el paisaje visual de nuestra iconosfera, configurando nuevas miradas que hacen referencia a estructuras establecidas en nuestra sociedad que son ofrecidas por los artistas desde una nueva perspectiva.

 

Estas obras, con pequeños gestos, irrumpen en escenarios con sus propuestas de cambio generando una llamada directa al espectador. Estos lugares habituales para la exhibición artística, a su vez, han sido convertidos en espacios de culto y de peregrinación cultural -como nos propone DosJotas (Peregrinación Cultural, 2009)-. El museo ha ido experimentando un gran crecimiento en las últimas décadas llegando a ofrecerse como espacio para la evasión, esto ha provocado que su público crezca exponencialmente y busque, de forma casi mecánica, empatizar con el discurso ofrecido por la institución artística para asegurarse así un lugar en la escala sociocultural. Este fenómeno no podemos generalizarlo ya que los públicos constituyen un magma heterogéneo, generando sub-estructuras en su interior que responden a dos tipologías: por un lado, encontramos un espectador acrítica que asume lo que se le ofrece sin detenerse a reflexionar; por otro lado, existe un público que intenta una comprensión lucida y adopta un posicionamiento crítico.

 

Son muchos los espacios culturales que hoy se muestran como emplazamientos para el espectáculo y el entretenimiento, lo que lleva a que, en ocasiones, PortAventura, Terra Mítica, el Pompidou o el Guggenheim formen parte de un mismo anillo saturnino. Eugenio Merino en Franquicia (2007) pone a un mismo nivel al Guggenheim y a la cadena de hamburguesas MacDonald’s, corporaciones que se reproducen en diferentes ciudades y países bajo una marca, algo que sucede también con el Museo Picasso. En esta línea se inscribe el proyecto orquestado por Banksy bajo el nombre de Dismayland. A diferencia de otros parques temáticos, este espacio, creado con un fin de crítica a este tipo de atracciones turísticas, ha logrado un nuevo atractivo para atraer la expectación del gran público: Dismayland tiene fecha de caducidad. Banksy siempre ha sabido hacer una buena publicidad de sus trabajos y ésta es, sin duda, una nueva gran campaña del artista. Esta propuesta, bajo una apariencia comprometida, poco dista de Disneyland, convirtiéndose en un nuevo espectáculo trivial de la cultura.

 

Estos escenarios, como propone Baudrillard, se convierten en mecanismos de disuasión . Para Baudrillard, Disneylandia se presenta como el modelo que aglutina diferentes tipos de simulacros y como lugar que refleja el perfil americano: “Disneylandia existe para ocultar que es el país “real”, toda la América “real”, una Disneylandia (…). Disneylandia se presenta como imaginaria con la finalidad de hacer creer que el resto es real (…)”. Este objetivo busca confundir al espectador, un mecanismo muy empleado por los medios de comunicación y por las estructuras de poder.

 

Estos lugares, convertidos en espejismos, nos hacen confundirnos entre realidad y ficción, ¿cómo saber qué es real y qué es ficticio? ¿Cómo no caer en la trampa y en las redes del sistema? ¿Se puede escapar del sistema? Evidentemente no, no se puede escapar del sistema, pero, a través de pequeños gestos y desde la resistencia se pueden generar propuestas que inviten a (re)construir nuestra realidad, a (re)configurarla y a (re)pensarla. Cada uno desde nuestro campo de acción podemos intentar construir un nuevo mundo y proponer soluciones que tal vez no constituyan un cambio inmediato, pero que sí aportan nuevas miradas y contribuyen a la creación de nuevos públicos que participa, opina, piensa y más tarde actúa.

 

                                                                                             Ana G. Alarcón

 

  • (1) HERNÁNDEZ NAVARRO, Miguel Á.: Materializar el pasado. El artista como historiador (benjaminiano), Murcia, 2012, Editorial Micromegas, p. 32.

  (2)  BOURRIAUD, Nicolas: La exoforma (2015). Traducción española Buenos Aires, 2015, Adriana Hidalgo editora, p. 11.

  (3)  Véase PERNIOLA, Mario: El arte y su sombra (2000). Traducción española, Madrid, 2002, Cátedra, pp. 17-19.

   (4) RANCIÈRE, Jacques: El espectador emancipado (2008). Traducción española, Castellón, 2010, Ellago Ediciones, p. 19.

   (5) BAUDRILLARD, Jean: Cultura y simulacro (1978). Traducción española Barcelona, 2014, Kairós, p. 31.

 

 

‘El teorema de Maslow nº 3 #Die sache selbs’ (‘La cosa real’)

 

Fermín Díez de Ulzurrun, Hélène Duboc y MawatreS

 

 

Sala de Armas de La Ciudadela

Av. Ejército, s/n. Pamplona, Navarra

 

Hasta el 13-3-2016

 

 

Imágenes:

 

La dimensión estética. Marcuse

Archivo Fermín Díez de Ulzurrun

Vistas parciales de la exposición

 

 

Texto e imágenes cortesía de Fermín Díez de Ulzurrun, Hélène Duboc, MawatreS, Maslow Industries, Peio Izcue Basail, Ana G. Alarcón y La Ciudadela.

arte contemporáneo

arte contemporáneo

Inicio         En boga         Noticias         Galerías         digital & nets         Galleries

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

arterritory.net

arterritory.net

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Página optimizada para GOOGLE CHROME y MOZILLA FIREFOX

2017 © arterritory.net