Los Wyeth no dejan que lo efímero pudra su obra

 

 

Contemplar la colección WYETH (Andrew y Jamie) –incompleta- expuesta actualmente en el museo Thyssen de Madrid nos hace comprender que su pintura, tanto del padre como la del hijo, no ofrece otra alternativa que sentir que las dimensiones del tiempo y del espacio se han quedado huérfanas de teoría.

 

Para ellos lo que empezó siendo génesis y testimonio de una naturaleza de la que eran parte, acabó siendo una encarnación fruto de la constancia más encarnizada y febril. No se alejaron ni un milímetro de un fin que estaba en armonía con un hacer que, solamente a través de una sapientísima confabulación de imaginarios y claves, de epifanías y revelaciones, podía llegar a consumarse.

 

Óleo, temple, acuarela o grafito son los instrumentos materiales y emocionales, a pesar de estar considerados ahora carentes de resonancia y ya sin capacidad de inducir a significación dada su supuesta limitación, que en sus manos forman y formarán la imaginería esencial, -condición similar a como se refleja en el quehacer de los realistas madrileños-, del siglo XX y venideros.

 

Ambos realizan su pensamiento con tales medios cualitativos, todavía vivos y con una biografía a la que aún le quedan por sufrir otros aconteceres, con los que han elaborado además los cambios necesarios encaminados a introducirse, para después entrelazarse y sostenerse unos a otros de manera coherente, lo cual implica permanencia y ethos de la representación.

 

Sin embargo, lo que más asombra de su trabajo creativo es la falta de ambición exterior, de aspiración a la más alta cima del panorama artístico, tan sólo se advierte su preocupación en la consecución y logro de que esa realidad a la que se adhieren sea una culminación que alumbre el sueño por encima de la muerte. 

 

Con ello, quizás para algunos su creación sea imperceptible porque los tachen de artistas conservadores, craso error porque todos los son, como afirmó Alberto Moravia, y lo son por excelencia, aun cuando se proclamen revolucionarios: ¿cuál de ellos no quiere que su obra sea para siempre?

 

Y, en este sentido, se puede acudir a lo que se ha mencionado con la boca pequeña y una verdad muy grande en lo que respecta a que la contemporaneidad se manifiesta no sólo en la inaudita proliferación de arte, o en sus variaciones aparentemente infinitas, sino ante todo en la emergencia y la confrontación de modos muy distintos de hacer arte y de emplearlo para comunicarse con los demás.

 

                                                                        Gregorio Vigil-Escalera

 

 

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid presenta, junto con el Denver Art Museum, la primera exposición que se realiza en España y la primera retrospectiva en Europa sobre Andrew Wyeth (1917-2009) y su hijo Jamie (1946), destacados representantes del realismo americano del siglo XX.

 

Se presentan más de 65 obras realizadas con diversas técnicas: el dibujo a pluma, lápiz o carboncillo, la acuarela, el pincel seco, el temple, el óleo y la técnica mixta. Nunca antes se había expuesto su obra a esta escala y en el contexto común de sus autobiografías, sus formas de trabajar en el estudio y sus ensoñaciones.

 

La exposición ofrece al visitante la oportunidad de conocer la obra de estos dos artistas, así como detalles de su vida y capacidad creativa. Además, permite descubrir cómo, en ocasiones, el trabajo de ambos discurría en paralelo, se complementaba o, incluso, servía para plantear desafíos entre ellos.

 

El generoso acceso a las colecciones privadas de Andrew y Betsy Wyeth y de Jamie Wyeth ha permitido al comisario de la muestra, Timothy J. Standring, conservador de pintura y escultura de la Gates Foundation del Denver Art Museum, desarrollar un completo proyecto expositivo, con importantes obras de ambos que recorren todos los periodos de sus carreras.

 

 

Wyeth: Andrew y Jamie en el estudio

 

Museo Thyssen-Bornemisza

Paseo del Prado, 8. Madrid

 

Hasta el 19-6-2016

 

 

Imágenes:

 

Andrew Wyeth. ‘Hierba pisada’, 1951

Andrew Wyeth. ‘Adam’,1963

Jamie Wyeth. ‘Retrato de Shorty’, 1963

Jamie Wyeth. ‘Retrato de Andrew Wyeth’, 1969

Vista parcial de la exposición

 

 

Texto e imágenes cortesía de Jamie Wyeth, los derechohabientes de Andrew Wyeth, Gregorio Vigil-Escalera y Museo Thyssen-Bornemisza.

arte contemporáneo

arte contemporáneo

Inicio         En boga         Noticias         Galerías         digital & nets         Galleries

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

arterritory.net

arterritory.net

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Página optimizada para GOOGLE CHROME y MOZILLA FIREFOX

2017 © arterritory.net