Skinning: proceso de trabajo digital en el cual se acopla la malla de un modelo 3D a un hueso virtual o conjunto de ellos, para de este modo, propiciar la estructura idónea para una posible articulación o animación. En el mundo real, el skinning es un proceso contrario, es la retirada de piel de un animal (entiéndase también hombre). Ambos procesos devienen cosas totalmente diferentes según el entorno que ocupen. En el mundo real hablamos de la retirada de la última capa del individuo y en el mundo digital nos referimos al acople de la piel en el esqueleto para darle vida. Dos terminologías opuestas. La vida y la muerte, lo físico y lo digital. El umbral.

 

Con este título, Solimán López nos acerca sus últimas reflexiones sobre el concepto de humanidad aumentada y los caminos que la tecnología está planteando para un futuro que ya nos recorre a pasos agigantados. Al igual que ocurriera miles de años atrás con la convivencia entre el Homo Sapiens y el Neardenthal, en la actualidad debemos caer en la cuenta de que ya estamos compartiendo nuestro tiempo con una nueva especie. Un nuevo hombre aumentado, provisto de una mirada alternativa que es reconstruida día a día por las nuevas tecnologías. La proliferación de la imagen, las prótesis avanzadas, el big data, la inteligencia artificial, los weareables, la realidad virtual, la aumentada, los interactivos, el zoom, la pantalla, el implante y otros muchos conceptos emergentes en nuestra cultura, están alternando nuestra esencia como especie, desde un punto de vista psicológico pero también físico.

 

Bajo el título de ‘Skinning’, esta exposición, cuestiona el posicionamiento del espectador ante estas preguntas. Le coloca en una posición incómoda y le obliga a tomar una decisión, pues ya no hay lugar intermedio, ya no hay posición neutra, debemos decantarnos. Decidir si somos “hombres” para siempre. Con esta muestra el artista prosigue con sus investigaciones sobre el significado de lo digital, como un paso más en la cadena evolutiva de sus teorías, centrando su atención en esta cuestión fundamental del paradigma actual, en el que la tecnología definitivamente ha revolucionado nuestro mundo.

A través de un recorrido por diferentes técnicas interactivas sencillas, el espectador se convierte en el eje principal de toda acción que acontece en la sala. Siendo espectador-gatillo e incluso incorporándose visualmente a alguna de las piezas para formar parte de la imagen global. Organizada en torno a una gran pieza central, ‘The Pole’ nos sumerge en un trampantojo visual que juega con la escala real y los espacios tridimensionales, donde flota un pértiga de atletismo que es reconvertida en una pértiga de piel artificial según la posición que el espectador ocupa en el espacio frente a la obra. Con esta pieza, nos acercamos a la metáfora del salto al vacío, del momento decisivo con o sin retorno, del paso por el umbral hacia un nuevo espacio y hacia una nueva piel, ya sí digital.

 

‘The Pole’ ocupa el espacio más destacado para dar paso a ‘Skin Path’, donde una serie de pantallas de pequeño formato siguen sumergiéndonos en este entorno deportivo, donde la cámara recorre una pista de atletismo que es en sí misma un terreno de piel digital, donde las vueltas son infinitas, en bucle, como el loop de un gif animado que entra y sale por el mismo punto. La videoinstalación representa en sí misma la duda, el desconcierto y el caminar en círculos. Una desorientación provocada por el momento presente.

 

En este contexto, y habiendo presentado dos protagonistas del juego, como son la pértiga y la pista, debemos presentar al jugador principal que se muestra en la pieza ‘The Runner’, en la que un cuerpo virtual corre sin dirección aparente y de manera infinita e ininterrumpida. El esfuerzo digital queda patente con esta huida hacia delante, una clara metáfora de la búsqueda de nosotros mismos, nuestro espacio y materialización futura. ‘The Runner’ modifica su intensidad según la presencia del público en la instalación y genera su animación en tiempo real, habitando un espacio web que el espectador puede visitar en cualquier momento fuera de la exposición. El corredor nunca descansa, sigue corriendo cuando nosotros dormimos.

 

Estáticas, como si el tiempo se hubiera detenido por instante en la transición del humano a la máquina, la serie de piezas esculturas ‘Displaced textures’ presenta ese momento decisivo en la construcción de una nueva piel e identidad, ya si proceso físico y térmico que desvela la esencia de nosotros mismos en un tránsito casi mágico de color y textura.

Por último, Solimán López dispone una última escultura - pantalla en la que por fin se incorpora físicamente el verdadero protagonista de la exposición. Con ‘Surface Machine’, mediante la técnica de la litofanía, el artista consigue atrapar la silueta del espectador e introducirlo en una textura orgánica, que ha sido extraída a su vez del mayor de los umbrales de nuestro mundo. La línea de Kármán, es el espacio reconocido de transición entre la Tierra y el Espacio exterior, la frontera. Es el lugar donde acontecen las auroras boreales, que como una fiesta de despedida o bienvenida ilustran estos límites. Esa textura y efecto boreal se convierten en un umbral en el que quedamos atrapados con nuestra propia imagen, como en un ámbar o en un bote de cristal, congelados para decidir una vez más en qué lugar queremos encontrarnos. En Tierra firme o en el Espacio, en lo digital o en lo físico.

 

Nunca seremos los mismos, nunca miraremos de igual manera la realidad. Nuestro ojo ha cambiado, nuestro cuerpo ha mutado y estamos en el umbral del salto, en el culmen, bisagra y eje de la evolución. Lo que nos deparará esta mutación será un suposición quizá proveniente de la ciencia ficción, pero ¿acaso, el cine y los libros utópicos no han tenido razón?

 

Solimán López, (Burgos, 1981) es Licenciado en Historia del Arte con Master en Arte y Comunicación. Un media artist que desarrolla su investigación artística en torno a la relación entre lo analógico-digital, el propio discurso del arte y la sociedad, la identidad y metafísica digital. Compagina su investigación artística con la dirección de ESAT LAB (Laboratorio de Investigación en Arte y Tecnología de la ESAT, Escuela Superior de Arte y Tecnología) y la labor docente. Entre sus obras más conocidas recientemente se encuentra el ‘Harddiskmuseum’, un museo que vive dentro de un disco duro.

La muestra 'Skinning’ de Solimán López se inaugura el jueves día 31 de enero a las 20:00 horas en Centro de Arte Tomás y Valiente - CEART de Fuenlabrada, donde permanecerá hasta el día 24 de marzo de 2019. (Texto e imágenes cortesía de CEART Fuenlabrada)

arte contemporáneo

arte contemporáneo

Inicio         En boga         Noticias         Galerías         digital & nets         Galleries

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

arterritory.net

arterritory.net

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Página optimizada para GOOGLE CHROME y MOZILLA FIREFOX

2017 © arterritory.net