Ocupación artística para dar nueva vida a una fábrica abandonada

 

El teorema de Maslow. La fábrica

 

 

Maslow Industries / La necesidad satisfecha no genera comportamiento alguno

 

El pasado sábado 7 de noviembre un grupo de artistas ocuparon temporalmente una industria abandonada, en la que además de piezas industriales se llegaron a producir algunas esculturas, de entre otros artistas Jorge Oteiza, que forman hoy en día el patrimonio escultórico de la ciudad de Pamplona.

 

Se trata de una industria ubicada en la periferia de la ciudad que parece haber sucumbido a los vaivenes de la actual crisis. Desde Maslow Industries queremos dar a esta fábrica hoy en estado de abandono una nueva vida en la que plantear una serie de proposiciones que desde una posición activa y crítica permitan conformar un diagnóstico de situación de los productores culturales en nuestro entorno próximo.

 

Para ello hemos convocado a algunos de los artistas más representativos de nuestro entorno como son los bilbainos MawatreS, Nora Aurrecoetxea y Laura Ruiz, el guipuzcoano Igor Rezola y los navarros Fermín Díez de Ulzurrun y Peio Izcue Basail. Tambien hemos invitado, provenientes de Barcelona y Chile respectivamente, a Miguel Ayesa y a Andrés Vial, así como a la artista navarra Elisa Arteta.

 

Desde Maslow Industries planteamos una instalación/intervención multielementos que quedará integrada en la fábrica, entre ellas imágenes de alguna de las piezas escultóricas producidas por esta empresa, fotografías del contexto en el que se desarrolló la actividad (el barrio/pueblo de Ansoain).

 

Lugar: Antiguas Industrias Aranguren. Carretera de Artica, 42. Antsoain, Navarra

 

 

Fermín Díez de Ulzurrun / ‘Angela’

 

“De hecho, incluso invertida, la metáfora es inutilizable. Lo único que quizá subsiste es el concepto de Imperio, pues los actuales simulacros, con el mismo imperialismo de aquellos cartógrafos, intentan hacer coincidir lo real, todo lo real, con sus modelos de simulación. Pero no se trata ya ni de mapa ni de territorio. Ha cambiado algo más: se esfumó la diferencia soberana entre uno y otro que producía el encanto de la abstracción. Es la diferencia la que produce simultáneamente la poesía del mapa y el embrujo del territorio, la magia del concepto y el hechizo de lo real. El aspecto imaginario de la representación –que culmina y a la vez se hunde en el proyecto descabellado de los cartógrafos- de un mapa y un territorio idealmente superpuestos, es barrido por la simulación – cuya operación es nuclear y genética, en modo alguno especular y discursiva. La metafísica entera desaparece. No más espejo del ser y de las apariencias, de lo real y de su concepto. No más coincidencia imaginaria: la verdadera dimensión de la simulación es la miniaturización genética. Lo real es producido a partir de células miniaturizadas, de matrices y de memorias, de modelos de encargo – y a partir de ahí puede ser reproducido un número indefinido de veces. (…)

 

Lo mismo ocurre con el trabajo. Ha desaparecido la chispa de la producción, la violencia del trabajo y de lo que en él se juega. Todo el mundo produce aún, y cada vez más, pero el trabajo se ha convertido en otra cosa: una necesidad, como lo contemplara idealmente Marx, pero en modo alguno en el mismo sentido, sino en el sentido de que el trabajo es objeto de una <> social, como el ocio, al que se equipara en el funcionamiento general de la vida. Ahora bien, tal demanda es exactamente proporcional a la pérdida del rumbo en el proceso del trabajo. Idéntica peripecia que en el caso del poder: el escenario del trabajo se monta para ocultar que lo real del trabajo, de la producción, ha desaparecido. Y también lo real de la huelga, que ya no consiste en detener el trabajo sino en su alternativa en la cadencia ritual de la anulidad social. Todo ocurre como si cada cual hubiera <>, tras la declaración de huelga, su lugar y puesto de trabajo y retomado, como es de rigor en una ocupación <>, la producción exactamente en los mismos términos que antes, pese a declararse (y a estar virtualmente) en estado de huelga permanente. Sin embargo, aunque las cosas continúen como si no hubiera pasado nada, todo ha cambiado de sentido. No se trata de un sueño de ciencia ficción, sino del doblaje del proceso del trabajo y del proceso de la huelga –huelga incorporada como la obsolescencia en los objetos, como la crisis en la producción. No puede hablarse ya de huelga y de trabajo, sino de ambos a la vez, es decir, de algo completamente diferente: una magia del trabajo, un engaño, una escenificación del drama de la producción (por no decir de su melodrama), dramaturgia colectiva en el escenario vacío de lo social. No es ya la ideología del trabajo lo que es cuestión –viejo discurso, moral caduca que ocultaría el proceso <> de trabajo y el funcionamiento <> de la explotación. El hecho es que el trabajo sigue ahí tan solo para ocultar que no hay ya trabajo.”

 

                                                         Jean Baudrillard, Cultura y Simulacro (1978)

 

 

Nora Aurekoetxea & Laura Ruiz / ‘S.V.P.P.B’

 

Si vis pacem para bellum goiburua daraman proiektu hau, Gatazka politikoen baitan edota ondorioz sorturiko iruditegi, sinbolo, borroka eta erresistentzia moldeak berkonfiguratzean datzana.

 

Artxibo polizial, periodistiko, eta mugimendu sozialetatik sorturiko irudiak abiapuntutzat harturik, berauek berinterpretatzen ditugu elkarren arteko komunikazioa duten elementuak sortuz, erreflexiorako gune bat eskeiniz, konfliktuen inguruko iruditegia zabalduz. Iraganeko garai bati keinua egiten dioten artxibo eta irudiak baldin badira ere, egungo elementuekin elkarbizitzan daudenak dira.

 

Lurralde eta iruditegi lokal batetik abiatzen gara, su etenaren osteko Euskal Herriko kontextutik ain zuzen ere, edozein lurraldetako gatazka politiko globaletan baliagarriak izanik.

 

Gatazka gune hauetan sortzen diren erresistentzia molde sozialak ditugu aztergai; ekintzetatik eratorritako gorputz mugimenduak, objektuak, leloak, egoerak...totem eta simbolo bilakatuak,; arrasto, aztarna, hondakin... tratamendua emanez.

 

Zer gertatzen da iraganean baliagarriak eta legitimatuak ziren elementu solidoak trantsizio eta prozesu garaietan desagertu edota deseraiki direnean gaur egungo garai likidoetan?

 

Zygmunt Bauman-en hitzetan garai likidoak bizi ditugu; non arintasunak, bapatekotasunak, etengabeko aldaketek, osatu gabeko ideiek, izaera ezegonkorrek, aldakorrek... erreferenteak eta estruktra sozialak desegin dituzten, ez dute irauterik, ez dute errotzerik. Ia ia konturatu barik hainbat galera izan ditugularik, pentsamenduari errenunztia, memoriari errenuntzia, “ahazte hutsa garaipenaren ordaingarri gisa agertzen da”.

 

Aldaketa-galera hauek oso nabariak dira borroka armatuaren etenaren ondorioz euskal gendartean sorturiko ezjakintasunean.

 

Textuinguru honetan ulertu beharra dago aurkezten dugun proiektu hau, memoriaren tinkotasunaren eta uneak duen hauskortasunaren arteko elkarrizketa batean Ikusi ezin edo ikusi nahi ez dena erakustean datza, begiratu eta enfokatzen dugunarekin batera. “ Ausentziaren prezentziaz “ ari gara.

Gramci ren zitak dioen bezala, mundu zaharra desagerturik, edo desagertzeko dagoenean, eta berria heltzear dagoenean, baina ez denean iristen, munstruak ageri dira. Gris ilun batean paradigma aldaketa bat ematen da; mixtura, eboluzio, mestizaje, transformazio, eboluzio eta mutazio ikustezinak.

 

Hauek bilatzean datza proiektua. Modu honetan memoria historikotik lan egiten da orainarekin zubiak eraikiz, arrastoa eta aztarna materia bihurtuz, eraldaturiko aztarna bereraldatuz.

 

                                                 Nora Aurrekoetxea Etxebarria & Laura Ruiz Sáenz

 

 

MawatreS  / ‘Iceberg’

 

(Mucho trabajo / poco dinero. Poco trabajo / mucho dinero)

 

¿Qué le ocurre a nuestra sociedad para no desear producir nada? ¿Por qué ya no queremos hacer cosas? ¿Qué es lo que lleva a occidente a querer cambiar un modelo productivo por un modelo “ferial”? ¿Por qué ya no queremos trabajar? Esta pregunta que no es sino la respuesta a esta cuestión, hace de este texto un texto invertido ya que hemos empezado por el final para terminar en el principio y es que en un contexto (mercado del arte) en el que el festival y el artificio tienen más relevancia que la propia verdad, tengo pocas esperanzas en que nadie trabaje más allá de las primeras líneas de este texto por lo que aprovecho esta última línea de la primera página para invitaros a leer la segunda página de este texto…

 

¿Estamos todas? Bien, sigamos.

 

Occidente cierra los ojos y se embarca en unos procesos de deslocalización de sus activos productivos configurando lo que viene a llamarse Globalización y nosotros tan tranquilos ya que lo que NO queremos es trabajar. Nos implantan unos modelos en los que estamos de festival en festival y generan un par de burbujas, la inmobiliaria-bancaria primero y alguna que ya bautizaremos pero que podemos llamar provisionalmente “de la distribución” y como resultado de sus pinchazos, vemos cómo hemos de rebajar nuestras expectativas laborales para competir con los países emergentes además de mermar la calidad de nuestra alimentación con tratados y un comercio absolutamente liberalizado. Alemania, Estados Unidos, etc. y los entes supranacionales orquestan y fomentan estos nuevos modelos en los que se permite la esclavitud de personas trabajando en regímenes donde ni siquiera se respetan los derechos humanos, como el chino por poner un ejemplo.

 

Es del todo paradójico a la vez de irracional que los sistemas más próximos a disponer de regímenes “democráticos” como Europa y Estados Unidos promuevan procesos globales en los países denominados “low cost” para fabricar productos que finalmente compraremos a costa de sacrificar grandes áreas de libertad y democracia conseguidas tras siglos de lucha y gracias a los cuales esas entidades -gobiernos y organismos supranacionales- operan.

 

¿Cuál es el papel de las empresas en este cambio de estadio en el tardocapitalismo de des-democratización de los países llamados occidentales y democráticos? Fácil. Para la mayoría, adaptarse como en el pasado (como ejemplo las empresas alemanas que colaboraron y crecieron en el tercer Reich). Históricamente si la cosa va bien no pasa nada y si va mal tampoco, siempre ganar.

 

Hoy en día este proceso es más beneficioso ya las empresas se cierran o se trasladan y, al dejar a la población en el paro, tendrá que tragar con todo. La irresponsabilidad de las compañías que en estos tiempos aprovechan estos entornos para maximizar beneficios a costa de abocar a los estados a sacrificar las libertades gracias a las cuales operan, ha terminado de poner en evidencia la perversidad de este capitalismo de corte neoliberal, mostrándonoslo como la amenaza a las libertades que es en el fondo.

 

De lo que la empresa se ha dado cuenta es de que en realidad ya no le hace falta la democracia para operar en cuanto a que la escasez de trabajo es una herramienta de desindilcalización muy poderosa a la vez de una fórmula para la maximización de beneficio a través de la reducción de los costes de mano de obra directa. Toda esta operación viene orquestada desde el capital desde mucho antes de la crisis económica de 2008. Por eso, desde el principio se implantaron medidas aparentemente contrarias a los principios neoliberales como la renta básica, creada para evitar el estallido social.

 

El modelo chino de democracia se impone: “come y calla”.

 

Y todo esto es lo que no vemos o no queremos ver bajo estas puntas de iceberg que se muestran en este proyecto de Juan Pablo Orduñez (MawatreS) que nos pueden traer, si no reaccionamos, tiempos muy oscuros.

 

Nosotros somos los que podemos cambiar las cosas desde nuestro entorno próximo, en lo cotidiano o en los diferentes procesos de resistencia en los que podamos colaborar para hacer de nuestra sociedad una más justa y equitativa.

 

 

Igor Rezola / ‘Manifiesto suprematista II’

 

¡La pereza nos hará libres!

 

Queremos volver a rescatar y reivindicar el derecho a la pereza. Kasimir Malevich, en su libro que lleva por título “La pereza como verdad inalienable del hombre”, señalaba la pereza como fin último del hombre para conseguir la felicidad. En él nos viene a decir que:

 

“(…) el trabajo debe ser maldito, como enseñan las leyendas sobre el paraíso, mientras que la pereza debe ser el fin esencial del hombre.”

 

Sin embargo hoy en día, la pereza se ve como una amenaza, mientras que el fin último del hombre parece ser el trabajo.

 

Al modelo de trabajo fordista (producción industrial y mecánica, fruto de la división del trabajo, y que suponía la negación y la alienación del hombre), se le han sumado estos últimos años nuevas formas de trabajo que se conocen como modos de producción postfordista.

 

A diferencia del trabajo industrial, los nuevos modelos de trabajo incluyen en su discurso conceptos como autonomía, creatividad y autorrealización, adquiriendo así una cara más amable y más humana. De esta manera, el trabajo se presenta como una actividad que promete la libertad y la felicidad del hombre, y que precisamente por ello, parece que hace posible aquel viejo lema de "EL TRABAJO OS HARÁ LIBRES".

 

Incluso estas nuevas formas de trabajo, (aparentemente) "no-alienantes" y seductoras por sus características, vienen a coincidir con las formas de trabajo hasta ahora exclusivas de la práctica artística.

 

Sin embargo, según el análisis de numerosos autores, estos modelos productivos, incluyendo la producción artística, también son motivo de precariedad y autoexplotación para los/las trabajadores/as de esos ámbitos.

 

Vivimos en sociedades donde lo productivo se antepone al desarrollo de lo esencialmente humano. El trabajo forzado se ha vuelto sagrado incluso para la "izquierda", y el tiempo de "no-trabajo" tiene que estar dirigido a desarrollar actividades de provecho, y evitar así "perder el tiempo".

 

Tal y como ya sucedía con el trabajo mecánico y alienante de la fábrica, a pesar de ese nuevo rostro con el que pretende presentase la producción en el postfordismo, parece ser que el/la trabajador/a lejos de alcanzar la felicidad mediante esa actividad, prácticamente consigue lo contrario. El fin del hombre no puede ser por lo tanto el trabajo. El/la trabajador/a sigue deseando en su interior escaparse de esa actividad, y encontrar un espacio/tiempo, simplemente para no hacer nada.

 

 

Peio Izcue Basail / ‘Esperanza’

 

Hay quién defiende que en esta época en la que la imagen ha sido utilizada brutalmente para modificar nuestras voluntades, a las ARTES VISUALES les corresponde un papel de resistencia. Y que esta resistencia se debe fundamentar en medir una y otra vez la distancia entre praxis y felicidad. O dicho en otras palabras, el arte debe hacernos conscientes de que las cosas podrían ser de otra manera, que nuestras vidas son en cierta manera “vidas dañadas” por la cultura que a su vez nos ayuda a vivir.

 

El trabajo que se muestra a continuación es una simple representación de la gráfica de esperanza de vida en 200 países, en los años 1974-2012 (1), sin una referencia de escala.

 

Esas escuetas líneas pretenden abrir una reflexión sobre la capacidad de los datos de representar este sufrimiento, aun para los que vivimos en el lado de la opulencia. De pensar si cumpliremos esa promesa que nos ofrece la estadística, de si estaremos por encima o por debajo de la esperanza. De discutir el concepto de progreso. De cuestionar si ese ligero aumento en la esperanza de vida, esas rectas que ascienden ligeramente en el tiempo, no es solidaria a un aumento de la sinrazón, una vuelta a mitos irracionales. De pensar que la civilización y la barbarie están hoy tan enmarañadas, que resulta difícil separar la una de la otra.

 

Donde la ciencia resulta insegura, el arte debe tal vez deba responder con su extraña precisión.

 

                                                                     Peio Izcue Basail

 

(1) El proyecto completo consiste en la representación forma de mural de la gráfica de esperanza de vida en 200 países, años 1974-2012

 

 

Elisa Arteta / Untitled

 

Este trabajo parte de una búsqueda sobre cómo empezar un nuevo proceso de investigación. Uno de los ejercicios realizados para concretar un primer paso fue observar los vídeos que grabo frecuentemente con quicktime desde hace varios años con el objetivo de ver los movimientos de mi cuerpo cuando trabajo sola. Me enfoqué entonces en los principios de esos vídeos, en los que siempre hago el mismo gesto, y los recorté y recopilé en un solo vídeo. Conforme pasa el tiempo voy actualizando el vídeo añadiendo nuevas grabaciones. Se ha convertido de alguna manera en un diario desordenado en el que se puede además percibir una parte de los procesos y los modos de trabajo de distintos proyectos, ya que se distinguen diferentes espacios donde he estado de residencia y también se aprecian las diferentes maneras con que asumo el trabajo en cada día determinado. También deja entrever el paso del tiempo, mostrando fragmentos temporales del pasado.

 

                                                                                        Elisa Arteta

 

 

Andrés Vial & Miguel Ayesa / ‘El gesto de buscar’

 

“Y que la forma nueva sea lo realmente interesante es algo que podemos observar, cuando se ve cómo cambia al presente el gesto de buscar. De la laboriosa búsqueda de motivos se convierte en un confortante alargar la mano hacia unas posibilidades a las que hay que acercarse”.

 

                                                                           Vilém Flusser (1994) Los gestos

 

Convertir un espacio en desuso en un espacio expositivo donde reunirnos a compartir propuestas y conocimiento supone un avance de la mutualidad en su lucha contra el mercantilismo. Si tenemos en cuenta que dicho espacio en desuso es una vieja fábrica, este avance se presenta aún más significativo. Sin embargo, nuestra propuesta consiste en poner en valor los mismos elementos que podemos encontrar en este entorno de memoria. Como un ejercicio de arqueología contemporánea que sabe que la vieja linealidad de la estructura temporal pasado-presente-futuro ha sido transformada para siempre, del mismo modo que el gesto de buscar. Hoy sabemos que el pasado está en el presente y se manifiesta en forma de memoria, aunque también debemos considerar sus manifestaciones en forma de olvido.

 

                                                                               Andrés Vial & Miguel Ayesa

 

 

Comisariado: Maslow Industries

 

 

Imágenes:

 

Fachada de la antigua fábrica

Vista de la nave principal

Los artistas okupas

Fermín Díez de Ulzurrun. ‘Angela’ (detalle)

Nora Aurekoetxea & Laura Ruiz. ‘S.V.P.P.B’

Nora Aurekoetxea & Laura Ruiz. ‘S.V.P.P.B’ (detalle)

MawatreS. ‘Iceberg’ (detalle)

Aspecto de la ocupación

Igor Rezola. ‘Manifiesto suprematista II’

Vista parcial de la ocupación

Peio Izcue Basail. ‘Esperanza’

Vista parcial de la ocupación

Elisa Arteta. Untitled

Andrés Vial & Miguel Ayesa. ‘El gesto de buscar’

 

 

Texto e imágenes cortesía de los artistas y comisarios.

arte contemporáneo

arte contemporáneo

Inicio         En boga         Noticias         Galerías         digital & nets         Galleries

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page

arterritory.net

arterritory.net

Soy un párrafo. Haz clic aquí para agregar tu propio texto y edítame. Es muy sencillo.

Página optimizada para GOOGLE CHROME y MOZILLA FIREFOX

2017 © arterritory.net